Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 La Universidad de Granma estrecha vínculos con las familias y la comunidad a través de sendos proyectos de extensión que busca empoderar la relación padres-hijos e incrementar el accionar de la alta sede docente en los barrios.

En reciente presentación de esas experiencias ante pedagogos del territorio cienfueguero, la profesora Rosa María Suárez Téllez presentó el estudio denominado La escuela de Padres, una via de hacer educación popular.
Explicó que el proyecto consiste en trabajar con profesores guías de la universidad quienes realizan luego el acercamiento  entre las familias y el centro a fin de mantener el nexo desarrollado desde las secundarias y preuniversitarios.
Refirió como el programa rompe con el alejamiento experimentado entre los progenitores y sus hijos desde que estos últimos traspasan las puertas de las aulas universitarias,  en una etapa sumamente compleja para la adaptación al nuevo modelo de estudio.
Dijo que es un trabajo personalizado porque hay resistencia de los adolescentes, quienes se consideran adultos y sin necesidades de la intervención de sus familiares dentro de la nueva dimensión estudiantil.
 Manifestó que lograron la incorporación de madres y padres de los estudiantes de las carreras de humanidades, con quienes abordan cómo lograr que los alumnos sean  protagonistas en la gestión de su propio conocimiento, además de temas relacionados con la orientación sexual,  la diversidad,  la adicción al cigarro y al alcoholismo.
Por su parte, Rosa Vázquez Rodríguez de la propia universidad granmense,  abundó  sobre una segunda experiencia que lleva a los  jóvenes universitarios a contribuir con la formación de los niños en la comunidad El Palmar.
 Narró como han dotado a los pequeños de conocimientos necesarios para la presentación de libros, en protagonizar sus obras de teatro, en la escritura de poesías y textos y en las artes plásticas.

Explicó que beneficiaron a la casa de niños sin amparo filial de Manzanillo, donde crearon una biblioteca gracias a la donación de libros de literatura infantil y juvenil de los estudiantes de la casa de estudios superiores.    
Con información de AIN

Share

Escribir un comentario

No se admitirán palabras groseras, discriminación, ni ataques al sitio o a la Revolución cubana.


Código de seguridad
Refescar