Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Desde el triunfo revolucionario, en enero de 1959, la máxima dirección del país abogó por incorporar a las masas populares al proceso cultural que cambió la realidad cubana. No solo las manifestaciones artísticas lograron enseñar, instruir y seducir a aquellos menos favorecidos, sino que, a la luz de diversas iniciativas, surgió un enfoque integrador de las varias esferas sociales.

Foto: La Lic. Angélica Maria Rivas Ramírez.

Llamados “extensionistas”, estos enfoques se convirtieron en proyectos que aglutinaban los deseos de cooperar, de iluminar con saberes varios y las ganas de recibir tales colaboraciones. El Departamento Docente Investigativo de la Dirección de Extensión Universitaria, en la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz”, se encarga de liderar la integración de dichos proyectos con la comunidad.
Sobre el tema conversó esta periodista con la actual responsable del área, Lic. Angélica María Rivas Ramírez.
-¿Háblanos acerca de los proyectos de Extensión Universitaria en la UC?   
-Contamos actualmente con cincuenta, algunos vinculados directamente a las Cátedras Honoríficas; mientras otros tienen su radio de acción un poco más independiente.
-¿En qué consisten estos proyectos?                                             
-Son diferentes porque algunos tienen financiamiento nacional y otros internacional, en tanto, una parte se sustenta por sus medios, es decir, desarrolla las actividades en función de un objetivo específico. Un grupo de ellos irradia con sus actividades en comunidades agramontinas que tengan dificultades y el resto despliega sus fuerzas en la Universidad directamente.
-¿Cuáles tienen mayor incidencia dentro de la comunidad estudiantil y la provincia de Camagüey?
-Hay un proyecto de la comunidad Los Coquitos, que incide directamente en esa área. Hay uno que se llama Mi amigo el Barro, que funciona con estudiantes de la sede “José Martí”, en el que los alumnos van y aprenden a trabajar con el barro y luego presentan sus obras en exposiciones. Para aprovechar esas creaciones se pretende que las mismas sirvan para hacer obsequios en momentos conmemorativos.
“Ahora queremos vincular los proyectos en zonas intrincadas que tienen dificultades de personas con comportamiento indebido, de áreas con problemas constructivos, entre otras. A estos lugares llegan muy pocos grupos artísticos y agrupaciones que les den una visión de que la calidad de vida puede mejorar, de que pueden desarrollarse otras actividades que no están necesariamente relacionadas con música alta, bebidas alcohólicas, tabaquismo y otras drogas.”
La Universidad facilita transporte en el caso de los proyectos vinculados a las comunidades, así como meriendas y regalos que se dan en juegos de participación, en favor de estimular a las personas y motivarlas para que se incorporen con mayor frecuencia a esas actividades.”
-Para aquellos interesados en una temática determinada, ¿es necesario tener cierta especialización o solamente acercarse a Extensión Universitaria o al líder del proyecto?
-Sí, se acercan a la Dirección de Extensión Universitaria, plantean en función de qué proyecto quieren participar y por qué, y entonces se vinculan directamente a las personas que lideran esas acciones. Esto lo pueden hacer en cualquier etapa del año.
Los proyectos extensionistas son altamente importantes porque las actividades que desarrollan están en función de mejorar la calidad de vida, de que los estudiantes participen, de que se inserten en actividades que no solo tienen que estar relacionadas con la docencia, sino también desde el punto de vista artístico, de trabajos que realizan manuales, de la interacción que pueden establecer con una comunidad determinada. Eso les ayuda a crecer y a superarse.

Osleydis Pérez Ferriel / UC

Share

Escribir un comentario

No se admitirán palabras groseras, discriminación, ni ataques al sitio o a la Revolución cubana.


Código de seguridad
Refescar