Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa

Fidel Castro RuzHay un hombre digno a raudales de la historia Patria, del cariño de miles, del respeto de todos. Hay un gigante que nace para ser eterno. Hay un guerrillero que con sus palabras, siembra ideales de amor para que se cultiven en los años infinitos del milenio.

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa

Como una plaza atractiva para los negocios calificaron a Cuba este año, en más de una ocasión, empresarios foráneos que viajaron a la Isla atraídos por sus nuevas oportunidades de inversión extranjera, considerada ahora parte esencial de la estrategia de desarrollo socioeconómico del país.

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa

Fidel Castro, líder de la Revolución CubanaEra un día  inusual, de esos que solo amanecen cada cien años. En un rincón del Oriente nació una idea, una idea que atraparía el sueño de millones de hombres. Esa idea fue creciendo, iba forjando su camino y con ella el de tantas otras. Tal vez sin percatarse se convirtió en una idea grande, con realidades, ansias y voluntad de hacer.

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa

Comandante en Jefe Fidel Castro RuzNo es verdad, porque no muere quien vive con el impulso vital de miles de corazones. Dicen que se ha ido. Pero nos ha dejado en un país que no acepta la muerte sin litigios. Dicen que se ha ido el gigante de las botas grandes y el traje verde olivo, el que se aferró a la vida más de seiscientas veces y el que también puso en Girón el pecho a las balas.

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa

Opinión / Amanda Tamayo Rodríguez

Crecí escuchando historias de mi madre de cuando los tiempos eran difíciles y ella estudiaba en la universidad. Los universitarios de entonces, aprendí, eran grandes amigos, y tal parece que sobrevivieron, como muchos cubanos, de pura solidaridad y templanza de espíritu.